VII Seminario Mujeres del Siglo de oro

El sábado 11 de abril el Colegio Mayor de San Ildefonso (Rectorado de la UAH), la Asociación Francisca de Pedraza celebró su VII Seminario Mujeres del Siglo de Oro: Brujas: saberes, poder y rebeldía.

En el VII Seminario Mujeres en el Siglo de Oro, BRUJAS: SABERES, PODER Y REBELDÍA hablaremos sobre brujas.

Hay una ambivalencia respecto al imaginario colectivo creado en torno a la figura de la bruja. Por un lado, la imagen deformada y grotesca de la mujer cruel conservada en el acervo literario y artístico y por otro lado, especialmente en algunos movimientos feministas del siglo XX, la bruja representa a una mujer libre de toda dominación y restricción.

En este Seminario comprobaremos como muchas mujeres que fueron llevadas a los juzgados inquisitoriales compartían características y comportamientos que se alejaban o desafiaban el modelo patriarcal, como por ejemplo, la sabias, curanderas, herbolarias, parteras, abortistas, herejes, solteras, viudas…

Se analizarán imágenes visuales y literarias representativas de la bruja, como una ficción elaborada por los tratados de brujería, que demandó el sistema político-religioso que se estaba fraguando y que requerían mujeres como sujetos meramente reproductivos. La antítesis de estas mujeres ideales y sumisas al patriarcado se reflejada en las obras tratadas: mujeres (sabias y rebeldes) a las que se les atribuyó todo tipo de abyecciones.

En los siglos XVI y XVII, la Inquisición persiguió entre otros delitos la hechicería y brujería, así como prácticas que consideró supersticiosas (ensalmos, remedios, etc.). Buena parte de las personas acusadas fueron mujeres. La institución inquisitorial, que fue extremadamente severa en su actuación contra la herejía o el criptojudaísmo, se mostró en general más benévola en su consideración de la hechicería. Analizaremos algunos procesos concretos y destacaremos las prácticas pretendidamente mágicas por las que estas mujeres fueron denunciadas.

Finalmente, nos acercaremos a la apasionante figura de sor María de Jesús de Ágreda (1602-1665), una monja franciscana que se vio inmersa en tramas políticas, místicas e inquisitoriales durante los convulsos años del siglo XVII en que vivió. Desde su monasterio de Soria, sor María asesoraba al rey en todos los asuntos, no sólo personales, filosófico y espirituales, sino también políticos, diplomáticos e incluso militares.

Estas mujeres tienen algo en común: traspasan fronteras, van más allá de lo permitido dentro de instituciones de poder hegemónico como la Iglesia, el Estado, la familia y la ciencia. Estas mujeres eventualmente se convierten en brujas, mujeres cuyo lugar y tiempo no encajaban con las necesidades y exigencias del modelo establecido de feminidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *